12 de Marzo de 1990 - Con Imothep II.

Ir abajo

12 de Marzo de 1990 - Con Imothep II.

Mensaje  GameMaster el Jue Sep 24, 2009 5:24 pm

Las grandes puertas se abrían por primera vez. Saiyan pudo ver una gran sala principal. La pirámide tenía la típica estructura egipcia, es por eso que el explorador estaba consiente de las muchas dificultades que debía afrontar hasta llegar al sarcófago de Imothep II. Cinco puertas se encontraban en la pared opuesta a la puerta de la pirámide.

----------------------------------------------------------------------------------


* Luego de varios minutos contemplando los símbolos que adornaban cada puerta *

Saiyan: Mmm... muy interesante...
Guardia 1: Que cosa señor?
Saiyan: No nada... vete a la puerta y que no ingrese nadie por favor.
Guardia 1: Entendido! - dijo mientras rápidamente volvía a pararse en el lugar de custodia.
Saiyan: Según las escrituras, la puerta de la izquierda me llevaría a la tumba de la primer esposa de Imothep II... por lo visto fue muy especial para él - dijo para sí mismo y continuó -... sin embargo, ella no es el motivo por el que estoy aquí... La segunda, siguiendo la fila, dirige a la tumba del mismo Imothep II... tampoco es lo que busco... Las otras tres - susurró y luego se pausó por breves instantes. Seguidamente dijo con un hilo de voz -... tienen las mismas inscripciones. Esto ha de ser obra de los malditos brujos de antes... concientes del poder que encerraban seguramente hicieron dos puertas que me llevarán a una probable muerte... Cuál será la correcta? - se preguntó.

Saiyan se tomó una hora para recordar viejas leyendas, pero ninguna decía nada al respecto de esta situación. Luego de meditarlo mucho, decidió que no podía arriesgar más tiempo: seguramente pronto llegarían científicos y exploradores de todo el mundo, complicando su búsqueda.

Saiyan: - volteó hacia la puerta y llamó a 2 guardias. Estos vinieron de inmediato - Muchachos, necesito que me hagan un último favor.
Guardia 1: Si?
Saiyan: Miren, hay 3 puertas que debo revisar, pero me tomaría mucho tiempo a mi solo... asique les pediré q ustedes investiguen una cada uno. Tu - dijo mirando al más grandote - ve por la del medio... yo iré por la que está más a la izquierda, y tu - ahora mirando al otro - irás por la que está a la derecha. Lo que si... tengan mucho cuidado, puede que se encuentren con trampas que los pongan en grave riesgo...
Guardia 2: No hay problema señor!
Saiyan: Si se topan con una sala llena de joyas y objetos de incalculable valor, griten y de ser posible búsquenme. Realmente se los agradeceré! Ahora... VAMOS!

* Cada uno ingresó por su respectiva puerta, enfrentando probablemente un cruel destino final *

----------------------------------------------------------------------------------


Saiyan esperó hasta que ambos guardias se perdieran de vista. Luego tomó el camino que estaba detrás de la puerta izquierda. Los que habían construído la piramide, hicieron que aquel camino sea totalmente oscuro. Saiyan encendió una linterna que llevaba en su mochila para poder ver por dónde estaba caminando. Sin embargo, la luz no era de gran ayuda ya que aquel camino estaba hecho con mármol negro. Por lo tanto casi no podía ver a más de un metro hacia delante. Caminó muy despacio por casi diez minutos cuando vio algo extraño delante. Era una gran fosa donde cualquiera que no hubiera caminado con precaución hubiera caído. Saiyan se acerco y miro hacia abajo, pero no pudo ver el final de la fosa. Luego intentó alumbrar hacia delante pero tampoco podía ver el otro extremo del camino. Era evidente que se encontraba frente a una trampa mortal. Debía volver y tomar otro camino. En ese preciso momento, el aventurero escuchó un fuerte grito. Parecía que uno de los guardias había sufrido un accidente. Seguramente había caído en la trampa del otro camino falso. Saiyan, que ya conocía el camino de vuelta, comenzó a correr. A mitad del trayecto escuchó otro grito aterrador. ¿Sería el otro guardia o era el mismo que volvía a gritar? Cuando por fin llegó nuevamente a la sala principal vio en el suelo dos rastros de sangre que surgían de los otros dos caminos y se dirigían a la puerta que llevaba a la tumba de Imothep II.

----------------------------------------------------------------------------------


Saiyan: Qué demonios habrá sucedido aquí...? - se preguntó y luego decidió avanzar en dirección a esos rastros - Parece ser que hay otros interesados por lo que yo busco... si no no se meterían en semejante compromiso como el q matar a alguien acarrea... sin embargo han ido en dirección a la tumba de Imothep. Los manuscritos que en estos últimos años analicé no apuntaban a ese lugar... habré sido tan ingenuo de caer en una trampa plantada especialmente para que nadie llegue al legendario objeto? será que... jaja... es cierto... quién habría pensado que iban a guardarlo en el mismo cuarto que al cuerpo del Faraón? ahora todo comienza a tener sentido... en el lugar mas obvio, a la vista de todos, seguramente se halle el bien más preciado, asemejando ser una imitación - luego de varios minutos más llenos de esos pensamientos; de reírse de si mismo; de seguir los rastros de los intrusos; de zigzaguear por infinidad de pasillos con inscripciones en las paredes que guiaban directo al lugar buscado, y advertía de caminos/trampas para invasores, gente de otras lenguas que intentaran profanar el lugar; finalmente topó con lo que parecía el último tracto para llegar a donde los atacantes estaban. Escuchaba a penas unas voces a lo lejos. Era hora de interceder... Lentamente avanzó levantando las manos y diciendo: "no disparen... vengo a hablar con ustedes, y quieren escucharme!"


----------------------------------------------------------------------------------


Saiyan se llevó una gran sorpresa al ver que sólo se trataba de una persona, era un atacante. Parecía que anteriormente éste hablaba consigo mismo. Era un hombre alto, de unos 30 años y totalmente calvo. Llevaba sólo unos pantalones hechos de hilo que parecían ser muy antiguos. Los dos guardias se encontraban muertos en la puerta de la sala. El lugar estaba totalmente iluminado a pesar de que no había ninguna antorcha, en medio de la habitación estaba el sarcófago abierto de Imothep II.
_ No sé a que se refiere con disparar, pero deberé matarlo antes de que sea demasiado tarde. _ dijo el hombre calvo cuando vio a Saiyan.
El joven agarró una gran espada que había en el suelo y corrió hacia el investigador con la espada en alto.

----------------------------------------------------------------------------------


Saiyan: Detente! Baja esa espada! - le ordenó Saiyan al agresor - Realmente, creo que podemos arreglar esto de otra forma - prosiguió con un dejo de nerviosismo

** Off: No me habrás metido al q anula ya, no ¬¬ xD? **

----------------------------------------------------------------------------------


Off: Segui la historia vos jeje...

El asesino bajó la espada tal como se lo había ordenado Saiyan. Por unos segundos pareció totalmente confundido, pero luego miró hacia el investigador y comenzó a caminar hacia él.
_ Nunca... nunca había visto algo así. Es increíble. _ el hombre parecía fascinado con lo que acaba de ocurrir. _ Yo también tengo un poder, uno que me ha mantenido vivo durante miles de años encerrado en ésta pirámide. ¡Pero ahora gracias a ti y a tus amigos puedo salir!
Saiyan no podía creer lo que estaba viendo. Si lo que decía era verdad, entonces aquel hombre era Imothep II.

----------------------------------------------------------------------------------


Saiyan: Asique tu eres el gran Imothep II? - preguntó mientras a penas podía entender lo que sucedía
Impothep II: Así es... - respondió con ojos curiosos
Saiyan: Increíble... responde mis preguntas y luego te dejaré partir, o si así lo deseas te ayudaré a adaptarte al nuevo mundo. Cuéntame todo sobre tu poder, y cómo es que funciona... - le ordenó y se preguntó a si mismo si tendría algo que ver con el objeto que buscaba...

Off: Contestame estas dos últimas cosas y la sigo yo Razz

----------------------------------------------------------------------------------


Nuevamente Impothep II sintió que su cuerpo reaccionaba sin su consentimiento. Comenzó a contar lo que había sucedido hacía ya miles de años.
_ Yo era apenas un pequeño cuando mi padre, el faraón de éstas tierras se partió para comandar las tropas en una gran guerra. Al ser su hijo primogénito debí comenzar a estudiar las artes del gobierno. Debía tener unos 10 años cuando me enteré que mi padre no volvería del combate que estaba liberando, había muerto. Instáneamente asumí como el nuevo faraón. Mi madre que fue de gran ayuda en aquellos años dificiles de mi vida, era una gran guia. Sin embargo no era del todo diestra en estrategias de guerra, por lo tanto contraté a los mejores consejeros de la región. Uno de ellos se llamaba Nabirye, no tenía más de 30 años. Se decía que además de ser un experto con las armas era un gran hechicero. Él fue quién me otorgó este poder, que consta en regenerar mi tegido instantáneamente. Es gracias a él que viviré una eternidad. Soy invencible. _ el faraón se detuvo unos segundos y prosiguió con un gesto pensativo. _ No tengo idea cómo es que funciona este poder, sólo sé que mis heridas se curan, no necesito comer, ni dormir.
avatar
GameMaster
Admin

Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 02/06/2009
Edad : 31

Ficha Técnica
Nombre del Personaje:
Poder:
Nombre del Jugador:

Ver perfil de usuario http://heroesrpg.superforo.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.